UN EJEMPLO DE MÚSICA POPULAR VILLENENSE...LOS CANTARES A LA PANDORGA

CANTARES A LA PANDORGA


Jose María Soler, en su “Cancionero Popular Villenense”, recoge los  llamados “cantares a la pandorga”. Dichos cantos, desaparecidos hace ya muchos años, eran un tipo de villancico típico de Villena, localidad situada en la provincia de Alicante.

José María Soler obtuvo en 1949, por este trabajo, el Premio Extraordinario del 37 Concurso convocado por el Instituto de Musicología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, pero el mismo aún tuvo que dormir un largo sueño de 35 años hasta que vio su edición en 1986.

Sin lugar a dudas el apartado que más gustaba a Soler era el de villancicos, o “cantares a la pandorga”, llamados así por la zambomba, instrumento con que se acompañan y que en Villena llamamos “pandorga”.

Parece que se ha cumplido el vaticinio hecho por Soler en 1949 en el prólogo de su obra, cuando decía “es una de las manifestaciones musicales más típicas de la localidad que va desapareciendo”. Hace ya muchos años que  desgraciadamente  ya no se oyen estos “cantares”.

En su brevedad son un bello ejemplo de composición musical, escrita en compás ternario con ritmo “ostinato” –siempre igual- para facilitar su interpretación por el pueblo llano. Sus extrañas modulaciones nos recuerdan de alguna manera los cantos arábigo-andaluces.

Aunque se solían cantar sobre todo en Navidad, su misma denominación de “cantares” los hacía idóneos para ser interpretados en cualquier tipo de fiesta o reunión. Siempre se cantaban por parejas mixtas o en grupos de más “cantaores”, estableciéndose una especie de duelo entre todos ellos, y según el ambiente se iba calentando por la ingestión de buenos caldos (entiéndase vinos) subía también el tono picante de las letras, llegándose en muchas ocasiones a improvisar las mismas durante el canto, por lo que de lejos, pueden estar emparentados con el “trobo” murciano.



Una vez se lo pedí a mi novia
 y me contestó llorando,          
  esta semana no puedo             
  qu’estoy con el ringo rango.


Un burro me dio una coz, 
me pegó “ande” no quería,       
   y tan malo me “pusí”                 
  que creí que me moría.




Ya sé qu’estás en la cama
con las teticas calientes
y yo estoy aquí en la esquina
rechinándome los dientes.






La temática de las mismas podían ser: amatorias, eróticas, de ausencia, escatológicas… y por supuesto religiosas, no olvidemos que son villancicos. Veamos ahora estos ejemplos, recogidos por Soler en su “Cancionero”:


128. Ya me voy hiciendo viejo.
Ya me cago sin sentir.
Ya me s’arruga el pellejo,
pronto me voy a morir.


294.Tres torres hay en Villena
yo te diré cuáles son;
Santa María y Santiago
y en medio está “El Orejón”  

203. Esta noche es Nochebuena             
y mataremos el pavo
y le daremos las plumas
al vecino más cercano.

                
             325. La  Noche Buena se viene,                                                                    
             la pandorga sonará                   
            y el asunto del “chicharra”
           en jamás se arreglará.

                                 

Sirvan estas pinceladas sobre nuestro folclore para crearos la curiosidad  de querer conocer esta obra de José María Soler, que junto con el “Diccionario Villenero”, son los dos grandes pilares de nuestras tradiciones populares que nos legó este villenero irrepetible.


             (Extracto del artículo escrito por Joaquín Navarro García para la revista “Eslabón”.)





































          

                                       
            



                                                








Comentarios